Saltar al contenido

Agujetas / Ácido láctico y ejercicio, lo que debes saber

Agujetas

Es común, en medicina y deporte, mencionar a las agujertas o el ácido láctico, veamos que son, por que se generan y cuál es su función.

Cuando hablamos coloquialmente de agujetas nos referimos a la molestia o dolor generado tras el ejercicio intenso, uno o dos días después y que no esta provocada por un daño muscular o al “tirón” o rotura muscular sino por un sobre esfuerzo en intensidad o en duración. Se asocia a micro roturas en fibras musculares y no a la acumulación de agujas de ácido láctico (de ahí el nombre de agujetas) en el musculo, por lo que vamos a ver que es esto del ácido láctico y cual es su función.

El ácido láctico, o bien su forma de lactato ionizado, es un compuesto químico que desempeña funciones esenciales en diferentes procesos bioquímicos, como la fermentación láctica.

Uno de los tejidos del cuerpo que genera más ácido láctico es el músculo, y aparece tras la transformación de hidratos de carbono para la obtención de energía. Esta es por tanto su función aportar energía para satisfacer la demanda muscular.

Un proceso conocido como fermentación láctica.

Producción de ácido láctico

El ácido láctico se genera en el músculo cuando efectuamos ejercicios intensos.

El ácido láctico se genera eminentemente en células musculares y glóbulos rojos.

Se forma cuando el cuerpo rompe los hidratos de carbono para formar energía cuando los niveles de oxígeno están bajos es decir en los procesos anaerobicos.

Se producen a lo largo del ejercicio intenso o bien cuando la persona tiene una infección o bien una enfermedad.

La primordial fuente de lactato es la rotura de un hidrato de carbono llamado glucógeno.

Esta sustancia es una reserva natural del cuerpo formada por múltiples cadenas de azúcar (glucosa). Su descomposición genera mucha energía, transformándose en una de las primordiales fuentes energeticas del músculo. No obstante, el empleo de glucosa requiere oxígeno y es un proceso más largo.

Por tanto, en situaciones de alta intensidad, las células acortan el camino y generan energía mediante la fermentación.

El proceso resultante es menos efectivo, pero mucho más veloz.

Ademas de esto algunas células tienen la capacidad de emplear piruvato para generar energía, otras no.

De ahí que el músculo es uno de los tejidos donde más lactato se genera.

Ácido láctico y músculos

El ácido láctico es realmente un combustible. Los músculos lo generan de manera deliberada forzados por la demanda, desde la glucosa y logran de este modo energía.

La razón por la cual los atletas pueden desarrollar tanto potencial físico y por consiguiente durante tanto tiempo es que el entrenamiento hace que los músculos absorban de forma mas eficaz el ácido láctico.

Las células musculares pueden transformar la glucosa en ácido láctico.

Después, este se absorbe y usa por organelos celulares llamados mitocondrias, que son responsables de la producción de energía en las células.

Las mitocondrias tienen una proteína característica para transportar el ácido láctico dentro.

Por ende, el intenso entrenamiento hace que la masa mitocondrial se duplique y queme más ácido láctico.

Como resultado, los músculos terminan por funcionar de forma mas eficiente.

Ácido láctico a lo largo del ejercicio

Conforme aumenta el ejercicio, se van generando y mejorando más células musculares.

Con el entrenamiento, muchas células pueden amoldarse para emplear más piruvato y, por consiguiente, generan menos lactato.

Además de esto, cuando se aumenta el ejercicio, se reclutan cantidades auxiliares de fibras musculares.

Esas fibras raras veces se emplean cuando la persona descansa o bien haciendo actividades ligeras.

Muchos de ellos son de activación rápida o anaerobica y no tienen mucha capacidad para transformar piruvato en energía. Por lo que mucho piruvato de nuevo se puede transformar en lactato.